fbpx

UN DISCO, UNA EXCUSA Y UNA OPORTUNIDAD

por | Abr 25, 2022

Cuando Bracho salió del estudio de grabación, con sus nueve nuevas canciones casi listas para publicarse, yo estaba muy emocionado por conocer el resultado. Conforme fui escuchando las canciones no pude evitar pensar en la cantidad de posibilidades para su lanzamiento.

En nuestras pláticas sobre cómo nos imaginábamos compartir inicialmente esta colección de boleros, nos pareció que la radio sería un buen medio para escucharlo por primera vez.

“Oye, pero, ¿cuáles te imaginas lanzar como sencillos? —le pregunté a Bracho—. Me imagino comenzar con Yo te recuerdo, Caracas”.

“No hay sencillos, mi tigre —me contestó—. Es un álbum íntegro y saldrá como tal”.

Teniendo en cuenta lo anterior, les comparto a continuación un extracto del texto que Augusto Bracho usó el pasado 21 de febrero durante la transmisión de un programa especial a través de Horizonte 107.3 F.M, estación de radio de Ciudad de México, para presentar de forma oficial su Música moderna, cuando aun faltaban días para el lanzamiento del álbum a través de la Internet.

Música moderna es al mismo tiempo un disco, una excusa y una oportunidad. En principio, es un disco que contiene nueve canciones nacidas durante la pandemia; todas tomaron forma en medio del aislamiento forzado en una crisis global que persiste hasta el día de hoy. Un disco de vulnerabilidades. Es un disco que contiene un puñado de boleros para ser interpretados con guitarra y voz que me debía desde hace tiempo. Porque fue con una guitarra, y en la más rotunda soledad, que descubrí mi propia voz y la poética con la que intento expresarme. Por esta razón personal, y con esa misma vieja guitarra española con la que llegaron mis primeras ideas musicales, decidí componer y grabar estas nueve canciones. Admirándola mientras pronuncio estas palabras, también me doy cuenta de que la guitarra es el instrumento moderno por excelencia. Siempre se mantiene actual, y en estos tiempos de pantallas invasivas e instantes cegadores, es un utensilio que incluso se vuelve futurista, casi extraterrestre, extraño, extranjero.

 

Por otro lado, Música moderna es una excusa, o varias; y no me estoy justificando descaradamente. Es una excusa para tomar postura sobre el tema de la desaforada migración actual de latinoamericanos dentro de su propio continente, o dentro de su propio mundo. También representa la excusa para observarme a mí mismo, como otro migrante más, frente a esa identidad latina tan buscada y re-buscada por quienes nacemos, crecemos, habitamos o abandonamos nuestras ciudades y pueblos de origen. Es otra excusa, bellísima además, para cantarle a esos lugares desde la lejanía: a nuestros verdaderos amores felices, a nuestros amores desdichados, a nuestros desamores. También es mi excusa personal, como artesano de canciones, para terminar de entender que esos tres sentimientos (el amor feliz, el amor desdichado y el desamor) son los tres fundamentos del bolero como género musical dentro del cancionero clásico de América Latina y El Caribe.

 

Con todas estas excusas, motivos o necesidades en mente, le brindo estas nueve fantasías musicales al alma migrante que por andar sobreviviendo en su presente incierto, sin alternativas, y a veces sin documentos, no puede andarse por las ramas como yo, haciendo un disco o escribiendo excusas. Es a ese espíritu que no posee una guitarra, y que solo tiene una voz que quizá todavía no descubre, al que le dedico estas canciones. Ese que cree únicamente en su mayor apuesta, la apuesta de seguir soñando con una mejor vida; esa gran apuesta por la que decide adentrarse en este vaivén de condición errante que es la migración humana, y en nuestro caso, mi caso, la latinoamericana”.

En otra entrada de esta bitácora compartiré la continuación de este texto, donde  Bracho nos comenta un poco más sobre cada uno de los temas del disco. 

Por lo pronto, y antes de seguir con el recuento de la gira, me pareció interesante compartir con ustedes este fragmento que, dicho sea de paso, me acabo de encontrar en un disco duro.

5 Comentarios

  1. Pero que manera tan bonita de escribir de ambos, manager y Bracho. Como disfruto de leerlos. Impacientes estamos de poder verlos en Tijuana en mayo. Saludos desde Ensenada.

    4
    Responder
    • ¡Gracias!

      Pues ya casi nos vemos por allá; en un mes na’más.
      A ver si para la próxima también pasamos a Ensenada.

      1
      Responder
  2. La forma en la que han redactado es como un apapacho, siento que los escucho.

    4
    Responder
  3. La belleza de este disco es de esas que te cierran los ojos con cada escucha y te abrazan en soledad, con fuerza de aguacero por momentos, con matices sutiles en otros, con dulzura y contundencia todo a la vez, y con la simpleza y todo lo maravilloso de descubrirse en un otro hasta en el suspiro final. Hay bella creación en eso, en dejar que la sombra penetre para moldear el sentir con luz. Gracias por compartirlo

    6
    Responder
  4. Lagrimiando mis ojitos por tan bonito texto y canciones tan sublimes. Gracias por estos boleros Bracho. Gracias, gracias por ponerle Música Moderna al disco! entiendo la palabra moderna como lo que es y que se refleja en tu disco: música actual que se vuelve eterno, que dura toda la vida. Algunos migrantes te esperamos por Portugal!

    5
    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.